Sunday, 17/1/2021 UTC+0
FLBN | Web Oficial
FLBN | Web Oficial

[Lecturas] Miércoles 4 febrero 2015

ArtículosRelacionados

Miércoles 4 San Andrés Corsini Laudes: Sal 107; Cant. Is 61, 10-62, 5; Sal 145 Vísperas: Sal 138 I; Sal 138 II; Cant. Col 1, 3.12-20

PRIMERA LECTURA
Dios reprende a los que ama
Lectura de la carta a los Hebreos 12, 4-7.11-15

Hermanos:
Todavía no han llegado a la sangre en su pelea contra el pecado. Han olvidado la exhortación paternal que les dieron: «Hijo mío, no rechaces el castigo del Señor, no te enfades por su reprensión; porque el Señor reprende a los que ama y castiga a sus hijos preferidos». Acepten la corrección, porque Dios les trata como a hijos, pues, ¿qué padre no corrige a sus hijos? Ningún castigo nos gusta cuando lo recibimos, sino que nos duele; pero después de pasar por él, nos da como fruto una vida honrada y en paz. Por eso, fortalezcan las manos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes, y caminen por una senda llana: así el pie cojo, en vez de retorcerse, se curará. Busquen la paz con todos y la santificación, sin la cual nadie verá al Señor. Procuren que nadie se quede sin la gracia de Dios y que ninguna raíz amarga rebrote y haga daño, contaminando a muchos. Palabra de Dios.

Salmo responsorial
102, 1-2.13-14.17-18a
R. La misericordia del Señor dura siempre para los que cumplen sus mandatos.
Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. R.
Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles; porque él conoce nuestra masa, se acuerda de que somos barro. R.
Pero la misericordia del Señor dura siempre, su justicia pasa de hijos a nietos: para los que guardan la alianza. R.

EVANGELIO
No desprecian a un profeta más que en su tierra Lectura del santo Evangelio según San Marcos 6, 1-6
En aquel tiempo, fue Jesús a su tierra en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada:
—«¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es ésa que le han enseñado? ¿Y esos milagros de sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?» Y desconfiaban de él. Jesús les decía:
—«No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa.»
No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.
Palabra del Señor.

REFLEXIÓN
Dios es un padre amoroso, atento a lo que somos y hacemos, rico en misericordia como dice el salmista. Desde esa realidad, el apóstol Pablo nos recuerda que nuestro Dios utiliza la pedagogía paternal para corregirnos y ayudarnos a ser mejores. Puedo compartir múltiples testimonios donde he visto la mano tierna y cariñosa de Dios, de la misma manera como puedo contarles las veces que me ha corregido, tanto con su Palabra como a través de hermanos o eventos para hacerme ver que necesito cambiar cosas en mí. Prefiero la primera parte, pero estoy consciente de que si él no hace la segunda, yo no crecería en mi proceso constante de conversión.
En una ocasión yo estaba enfocada en una idea. Mi obstinación era tal que no di lugar a sugerencias, y mucho menos a discernimiento. Dios, a través de su Palabra, me hizo ver que pertenecía al pueblo que él denominaba “de dura cerviz”. Y fue impresionante cómo desde esa lectura del libro de Éxodo, trabajó en mi interior de tal modo que generé la consciencia de mi actitud. No me gustó, porque quería hacer lo planeado, pero luego entendí por qué Dios no estaba de acuerdo: en su inmenso amor quería algo distinto y mejor para mí.
Como es muy creativo, Dios se vale de diferentes métodos. Uno de los usados conmigo es ser llamada a predicar sobre algo que vengo debatiendo en mi corazón y que me lleva a sentirme inhabilitada para compartir con los demás. Por un tiempo, siempre decía que no, porque no estaba al nivel óptimo para transmitirlo, pero un hermano, una vez, me hizo ver que si sentía que Dios me lo pedía era porque él me corregiría y hablaría a través del servicio que me estaba pidiendo. Dios “me da duro” en muchas ocasiones, mientras predico. A veces he terminado y he venido a postrarme delante de él, llorando desde el reconocimiento sincero de mi realidad. ¡Cuánto le he entregado a partir de momentos así!
Si tienes situaciones que no van acorde con la voluntad de Dios, con lo que te está pidiendo, y te estás resistiendo, dale la oportunidad al Señor de que te muestre y corrija. No te molestes y cierres a la corrección o llamado de atención. Verás las bendiciones que recibirás. Siempre es más bonito ser consentido y mimado, pero también será edificante y transformador la corrección desde el amor, esa que quiere hacer para llevarte a ser lo que ha soñado desde la eternidad para ti.
¡Ábrete a la corrección y agradece los frutos que recibirás, así como la vida honrada y de paz que te concederá!

ORACIÓN:
Señor, te presento mi corazón y mi vida para pedirte que, como Padre amoroso, me prepares y ayudes a entender, recibir y aceptar las correcciones que tienes para mí. Ayúdame a darme cuenta de mi imperfección y de mis miserias para que pueda responder a tus peticiones de cambio y transformación. Amén.

Propósito del día: Dejarme corregir por Dios.

Videos

Contacto FLBN

Email: labuenanoticia@claro.net.do

Phone: (809) 562-2655

Fax: (809) 540-2336

Address: Ave. 27 de Febrero #311, Ensanche Evaristo Morales, Santo Domingo, R.D.