Thursday, 21/11/2019 UTC+0
FLBN | Web Oficial
FLBN | Web Oficial

¡El Señor lo levantará! – Elba de Camilo

Extraído de: Libro Testimonios de Luz. Vol 1

La Palabra de Dios dice en la carta de Santiago 5, 15: «La oración hecha en fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará”. Si hoy estoy levantada es por la misericordia del Señor. Él me levantó, escuchó mis oraciones cuando estaba enferma, y por eso hoy puedo dar testimonio de la obra que él ha hecho en mí. Hace unos años estuve muy enferma. Me llevaron a una clínica en donde duré 22 días interna, gravemente enferma de neumonía y pericarditis. Mis hermanos estuvieron en oración todo el tiempo. Pude regresar a mi hogar, pero a la semana volví a recaer. En vista de que no mejoraba, fui a consultar con otro especialista y éste me mandó a hacer muchos estudios y análisis. Cuando le llevé los resultados, me dijo: “Señora, usted tiene un tumor en el pulmón izquierdo. Es necesario operarla rápidamente”.

Mientras el médico me daba el diagnóstico, me venía a la mente el Salmo 23: «El Señor es mi Pastor, nada me falta». Para la gloria de Dios, vino a mí una gran paz que sólo da el Señor. «Mañana haremos una punción y una tomografía», finalizó el doctor. Al otro día fui a la Plaza de la Salud para hacerme los estudios. Los hermanos de mi Comunidad Siervos de Cristo Vivo y los de mi parroquia oraban sin cesar. Mientras esperaba al médico, una enfermera me comentó que era sorprendente la paz que reflejaba a pesar de mi enfermedad. Le dije: «Esa paz solamente la da Jesucristo». Ella comenzó entonces a contarme sus problemas, y aproveché para proclamar la Palabra de Dios. Le hablé del Señor y le dije que le entregara sus problemas. La enfermera abrió su corazón a Dios y el Señor hizo su obra. Terminada la oración, ella me dijo que sentía una inmensa paz, y le insistí: «Esa paz la da Jesús». Luego le dije:“Aquí hay otra enfermera que está pasando por otro problema terrible, tráela». Cuando vino, le hablé de Dios, y ella me contó su triste historia. Lloraba por lo que estaba pasando, pero a medida que oraba por ella, el Espíritu Santo la iba tocando y ella recibía paz. ¡Qué bueno es cuando nos ocupamos de las cosas del Señor, olvidándonos de nosotros mismos!

Pero ¿a dónde estaba el doctor que tenía que hacerme la punción? Habían pasado las horas y él no aparecía. Cuando finalmente llegó, me dijo: “Señora, vengo a traerle buenas noticias. No hay que hacerle la punción porque el tumor ha desaparecido. ¡Bendito sea el Señor! Es un milagro de Dios. Él ha sanado sus pulmones. Desde este mismo momento está usted de alta, porque está sana”.

¡Gracias, Señor Jesús, por tu obra y por las oraciones de mis hermanos!

Elba de Camilo
Comunidad Siervos de Cristo Vivo

Videos

Contacto FLBN

Email: labuenanoticia@claro.net.do

Phone: (809) 562-2655

Fax: (809) 540-2336

Address: Ave. 27 de Febrero #311, Ensanche Evaristo Morales, Santo Domingo, R.D.