Thursday, 21/11/2019 UTC+0
FLBN | Web Oficial
FLBN | Web Oficial

Una vida saludable

Una vida saludable

Escrito por: Padre Gregorio Mateu
Extraído de: Revista Alabanza #186

Una Vida Saludable

¿Cuál es la diferencia entre una vida triste, amargada, y una vida de plenitud, de grandes posibilidades? ¿Entre una vida frustrante y una vida estimulante? Es una diferencia bastante grande. La mayoría de las personas que conozco quieren ser mucho mejores de lo que ahora son, quieren tener más ingresos, anhelan conseguir un mejor trabajo, disfrutar de una excelente relación con su familia.

Muchos desean mejorar sensiblemente su relación con Dios, tener un trabajo saludable, gozar de buena salud, conseguir propósitos significativos. Quieren conseguir todo esto y mucho más, pero no
saben cómo realizarlo. La Palabra de Dios nos sugiere: “Pidan a Dios, y El les dará. Hablen con Dios, y encontrarán lo que buscan. Llámenlo, y El los atenderá. Porque el que confía en Dios recibe lo que pide, encuentra lo que busca y, si llama, es atendido”, (Mateo 7, 7-8). Si queremos una vida extraordinaria, tenemos que seguir los tres pasos antes señalados.

Pidan y se les dará.
¿Qué es exactamente lo que queremos? ¿Tiene sentido lo que pedimos? ¿Nos servirá para algo? Existen numerosas personas que no saben lo que quieren. Se mueven a impulsos de la publicidad. Muchos dicen: “Queremos tener una mejor relación con nuestros semejantes”. ¿Qué hacen para conseguirla? Otros desean una salud excelente. ¿Por qué fuman? ¿A qué viene tanto consumo de alcohol? ¿Por qué se alimentan de una forma tan negativa? Son legión los que quieren una sociedad más pacífica y habitable. ¿Cuál es su aportación para que sea posible? ¿Qué hacen para ayudar a los más pobres? ¿Qué hacen para paliar el hambre, ayudar a los más pobres, socorrer a los marginados? Dios actúa a través del ser humano. Somos colaboradores de la divinidad.

Busquen y encontrarán.
Lo que queremos para nuestra vida no llegará si no lo andamos buscando con ahínco y fidelidad. Tampoco llegará si lo buscamos donde no está. Necesitamos buscar ayuda, cargar con las herramientas que nos permitan realizar una tarea extraordinaria.

No necesitamos reinventar lo que ya tenemos en nuestras manos. Lo que necesitamos es un maestro, un modelo, un mentor que nos ayude a llegar a esa vida extraordinaria en el menor tiempo posible. El gran maestro es Cristo. Los grandes modelos son personas extraordinarias que han llenado su vida de sentido. Padres y madres, maestros y maestras, jóvenes y mayores, médicos, agricultores, científicos, misioneros, enfermeras, periodistas, artistas, religiosos y religiosas nos dan testimonio de que es posible buscar y encontrar.

Llamen y se les abrirá.
¿Qué puertas queremos que se nos abran? ¿La puerta de las relaciones? ¿La puerta de las finanzas? ¿La puerta de la comodidad? ¿La puerta de la salud? ¿La puerta de la riqueza? La puerta de la felicidad? Dependerá de los valores que son importantes para nosotros. Es tiempo de vivir una vida con sentido; no queremos vivir en la esclavitud, nos duele la mediocridad. Hemos sido llamados a una vida de libertad.

Rompamos las cadenas que nos mantienen atados. Descubramos cuál es nuestra vocación, es todo lo que necesitamos para vivir una vida extraordinaria. Quiero recordar que Jesús fue un hombre
apasionado, vivió una vida extraordinaria. Madre Teresa de Calcuta, el Padre Emiliano Tardif, Juan Pablo II, y otros grandes hombres y mujeres que han hecho historia, se llegaron a conocer por seguir su hermosa vocación. La salud del alma influye positivamente en la salud del cuerpo.

Pedir, buscar, aprender, trabajar, luchar y amar, son las armas infalibles que nos abren las puertas del triunfo. Cuando nos mostramos apasionados por la vida, por lo que hacemos, todo es tan
natural, que lo ordinario se vuelve extraordinario. Si queremos una existencia extraordinaria, una familia extraordinaria, ingresos extraordinarios, una personalidad madura, una fe comprometida, mantengámonos alejados de los que apagan el fuego, de los que matan la hermosa pasión de vivir.

Muchas personas buscan tesoros fuera de los límites que Dios les ha dado. Dedican tiempo y dinero a esa búsqueda, sin darse cuenta del tesoro que subyace en ellos mismos. Dios nos ha dado una hacienda llena de tesoros. Nuestras habilidades personales, nuestras capacidades humanas y espirituales son tesoros escondidos. También tenemos el tesoro de nuestra familia, nuestra patria y nuestras amistades. ¿Qué más podemos pedir?

Videos

Contacto FLBN

Email: labuenanoticia@claro.net.do

Phone: (809) 562-2655

Fax: (809) 540-2336

Address: Ave. 27 de Febrero #311, Ensanche Evaristo Morales, Santo Domingo, R.D.