Sunday, 25/2/2024 UTC+0
FLBN | Web Oficial
FLBN | Web Oficial

Voy a orar por ti

Voy a orar por ti

ArtículosRelacionados

Fuente: Revista Alabanza #182
Por: Juan Francisco Puello Herrera

Cuando alguien le dice a otra persona «voy a orar por ti», contrae un gran compromiso. Sin embargo, con cuánta frivolidad se hace a veces esa promesa. Es frecuente escuchar al término de reuniones entre cristianos a manera de un ritual de despedida, y casi como un estribillo «te tendré presente en mis oraciones». La reflexión que debemos hacer sobre el compromiso que asumimos de orar por otra persona, es si realmente vamos a cumplir con lo prometido o sólo es una forma de expresar un sentimiento para entrar en moda. Quizás al enterarnos de que «orar es permanecer en presencia de Dios con la mente en el corazón; esto es, en ese lugar de nuestro ser donde no existen divisiones o distinciones, donde somos totalmente uno», la próxima vez que le ofrezcamos a alguien orar por él lo pensaremos seriamente. Por esto, cuando decimos a una persona: «Pediré por ti» contraemos un compromiso serio.

Para cumplir con la promesa de orar por alguien en particular, hay que aprender a bajar con la mente al corazón y así llevar la presencia sanadora del Señor no sólo a quien lo necesite sino a todos aquéllos con quienes compartimos. Nadie que no haya sufrido una verdadera transformación en su vida, convirtiendo el corazón de piedra en uno de carne, puede acoger y mucho menos cargar con los sufrimientos de otra persona. Nadie que no ejercite en la oración puede pretender que escuchará el Espíritu que ora en él. Dios sólo escucha cuando abrimos nuestro corazón sin querer manipularlo ni entrar con El en un intercambio de favores o en el comercio de toma y daca.

Cuando se ora por otro, nos involucramos de tal manera con quien sufre, que los temores y angustias que le hieren también nos afectan. La oración verdadera brota del corazón y traduce una real preocupación porque se resuelvan los problemas que pueda tener una persona. Penosamente, algo que no aceptamos, por comodidad, los creyentes, es que la oración para el cristiano es como respirar. Pero más que esto, una oración de intercesión que no tenga “el olor del cielo” será cualquier cosa pero nunca fuente de paz en el corazón del cristiano.

Videos

Contacto FLBN

Email: labuenanoticia@claro.net.do

Phone: (809) 562-2655

Fax: (809) 540-2336

Address: Ave. 27 de Febrero #311, Ensanche Evaristo Morales, Santo Domingo, R.D.