Saturday, 21/9/2019 UTC+0
FLBN | Web Oficial
FLBN | Web Oficial

San Moisés el negro

San Moisés el negro

San Moisés el negro: Patrono de África.

Era esclavo de un oficial de Egipto, quien lo despidió por ladrón y sospecha de homicidio. Se convirtió en el líder de una pandilla de bandidos que propagaban el terror y la violencia.

Era un hombre de gran estatura y ferocidad. Pronto organizó una banda y se convirtió en el terror de la región, durante muchos años recorrieron, (él y su banda), las márgenes del Nilo robando y saqueando a las caravanas y navíos. Tras despojar a sus víctimas, a menudo las asesinaba para que no los denunciasen. En un intento de escapar y no ser capturado, se escondió en un monasterio; allí la influencia de los monjes lo hicieron convertirse en Cristiano.

Un día, cuatro bandoleros asaltaron su celda. Moisés luchó con ellos y los venció. En seguida los ató, se los echó a la espalda, los llevó a la iglesia, los echó por tierra y dijo a los monjes, que no cabían en sí de sorpresa: «La regla no me permite hacer daño a nadie. ¿Qué vamos a hacer de estos hombres?».  Según se cuenta, los bandoleros se arrepintieron y tomaron el hábito.

Pero el pobre Moisés no conseguía vencer sus violentas pasiones y, para lograrlo, fue un día a consultar a San Isidoro. El abad le condujo al amanecer a la terraza del monasterio y le dijo: «Mira: la luz vence muy lentamente a las tinieblas. Lo mismo sucede en el alma». Moisés fue venciéndose poco a poco, a fuerza del rudo trabajo manual, de caridad fraterna, de severa mortificación y de perseverante oración. Llegó a ser tan dueño de símismo, que Teófilo, arzobispo de Alejandría, le ordenó sacerdote.

Después de la ordenación, cuando se hallaba todavía revestido del alba, el arzobispo le dijo: «Ya lo veis, padre Moisés, el hombre negro se ha trasformado en blanco».  San Moisés replicó sonriendo: «Sólo exteriormente. Dios sabe cuan negra tengo el alma todavía».

Cuando los berberiscos se aproximaban a atacar el monasterio, San Moisés prohibió a sus monjes que se defendiesen y les mandó huir, diciendo: «El que a hierro mata a hierro muere». El santo se quedó en el monasterio con otros siete monjes. Sólo uno de ellos escapó con vida. San Moisés tenía entonces setenta y cinco años. Fue sepultado en el monasterio llamado Dair al-Baramus, que todavía existe.

Videos

Contacto FLBN

Email: labuenanoticia@claro.net.do

Phone: (809) 562-2655

Fax: (809) 540-2336

Address: Ave. 27 de Febrero #311, Ensanche Evaristo Morales, Santo Domingo, R.D.